Boletín de noticias – Semana del 7 de Marzo

La aduana de Bélgica incautó casi tres toneladas de cocaína en la ciudad de Amberes, por un valor estimado de 50 millones de euros, halladas en un contenedor proveniente de Colombia que contenía banano. Según las autoridades, la droga tenía como destino final Holanda o Alemania.

Según el anuario de la Seguridad Regional en América Latina y el Caribe 2015, elaborado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung, en Panamá hay una alta corrupción a la que se suman las grandes empresas y organizaciones transnacionales que facilitan y encubren acciones del crimen organizado. En la última década, el blanqueo de capitales se ha incrementado en toda la región principalmente en Estados Unidos, Costa Rica y Panamá.

El canciller boliviano David Choquehuanca anunció que Bolivia expondrá su modelo de lucha contra el narcotráfico en un evento internacional que se realizará en Viena, Austria, entre el 14 y 15 de marzo. El canciller destacó los logros históricos de la lucha contra el narcotráfico en el país, reconocidos por las Naciones Unidas.

Las autoridades dominicanas firmaron un acuerdo de cooperación junto al FBI para fortalecer la lucha contra el crimen organizado. El director adjunto del FBI declaró que con el acuerdo se afianza una vez más la cooperación bilateral que existe entre ambas naciones y que en esta ocasión es para aunar los esfuerzos en desarticular y combatir las actividades criminales transnacionales.

Siete ejecutivos farmacéuticos belgas han sido acusados de suministrar precursores químicos a un importante narcotraficante mexicano. Las empresas en cuestión supuestamente le vendieron alrededor de cuatro toneladas de efedrina al mexicano Ezio Figueroa Vásquez entre 2006 y 2011, una cantidad suficiente para producir 66 millones de cápsulas de metanfetamina estimadas en unos US$370 millones.

Varios tripulantes de cabina de la compañía aérea Avianca detenidos por blanqueo de dinero. En una operación de la Guardia Civil Española junto con autoridades estadounidenses y efectivos colombianos se incautaron 6 millones de euros.